¿Qué Es La Cirugía De Bypass Gástrico?

El bypass gástrico es uno de los tipos más comunes de cirugía bariátrica que combina procedimientos restrictivos y de mala absorción.

Técnicamente, durante esta intervención se crea una pequeña bolsa para encoger el estómago y se eleva una parte del intestino delgado conectándose a esta pequeña bolsa. A diferencia de la gastrectomía en manga, no se extrae el sobrante del estómago.

Sin embargo, la comida no entra en la parte sobrante del estómago mientras que el jugo gástrico y las enzimas todavía se producen en esta parte para contribuir a la digestión y absorción de la comida. De esta forma, los pacientes que se han sometido al procedimiento de bypass gástrico pierden peso ya que comen menos y la ingesta calórica se limita como consecuencia del menor tamaño del estómago mientras que la absorción de nutrientes ricos en calorías también se reduce como consecuencia de la ingesta directa. Por tanto, este procedimiento puede ayudar a perder peso mediante dos mecanismos diferentes.

Las intervenciones de bypass gástrico realizados por laparoscopia no están asociados con incisiones profundas en la piel ni producen dolor asociado. El proceso se realiza bajo anestesia general y dura una hora de promedio.

¿QUIÉN SE PUEDE REALIZAR UN BYPASS GÁSTRICO?

Las personas que se pueden realizar el bypass gástrico incluyen aquellas que tienen antecedentes de múltiples intentos de perder peso con dieta, con exceso de peso que puede poner en riesgo su salud, que tengan entre 18 y 65 años, personas que tengan un índice de masa corporal de 40 kg / m²  o superior o un índice de masa corporal de 35 a 40 kg / m² y cualquier enfermedad asociada a la obesidad que incluye resistencia a la insulina, apnea del sueño, enfermedades del corazón o trastornos de las articulaciones.

Además, esta intervención se puede realizar como una cirugía de revisión en personas con antecedentes de manga gástrica, plicatura gástrica o banda gástrica que hayan aumentado de peso después de la operación.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DEL BYPASS GÁSTRICO?

El bypass gástrico es un medio perfecto para lograr un control de peso a largo plazo al reducir el apetito y permitir pequeñas porciones de comida. La mayoría de los pacientes pierden peso con éxito y mantienen su peso a largo plazo.

La pérdida de peso proporciona una resolución permanente de las enfermedades asociadas a la obesidad, en particular la diabetes mellitus tipo 2. Las tasas de satisfacción posoperatoria del paciente son altas en términos de efectos psicológicos y físicos.

¿CUÁLES SON LAS POSIBLES COMPLICACIONES Y LOS RIESGOS?

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y complicaciones potenciales asociados con la intervención de bypass gástrico. Estos riesgos y complicaciones son poco frecuentes y se toman todas las medidas para evitar que ocurran.

Las complicaciones más conocidas incluyen fuga anastomótica, hemorragia y embolia. Es más probable que estas complicaciones ocurran durante los primeros 15 días después de la cirugía.

Póngase en contacto con su médico inmediatamente después de darse cuenta de los primeros signos de tales complicaciones, ya que la detección temprana puede reducir la duración del tratamiento y puede tener un impacto positivo en los resultados del tratamiento.

Las fugas en la línea de grapas son las complicaciones más graves de este procedimiento. Los signos y síntomas de una fuga incluyen temperatura corporal elevada, dolor abdominal intenso, pulso alto, escalofríos y fatiga.

Una intervención oportuna y exitosa de su médico es la clave para el tratamiento de una posible fuga. La detección y el tratamiento de una fuga es bastante fácil para un cirujano bariátrico experimentado. Sin embargo, tales complicaciones prolongarán el proceso de curación.

Otro riesgo es el riesgo de embolia. Cualquier procedimiento quirúrgico está asociado con un riesgo de embolia; sin embargo, este riesgo es mayor en las intervenciones de cirugía bariátrica asociados con el exceso de peso.

Un anticoagulante inyectable se toma el día de la cirugía y los pacientes usan medias de compresión (medias para las venas varicosas) para reducir el riesgo de embolia. Los pacientes deben usar medias de compresión y recibir inyecciones de anticoagulantes en casa durante 10 días después de su alta del hospital.

El sangrado es la complicación más común del procedimiento. La monitorización del drenaje facilita la observación de un posible sangrado. Los signos y síntomas de sangrado incluyen fatiga, mareos y presión arterial baja. El tratamiento del sangrado consiste en transfusiones de sangre según la cantidad de sangrado y esta complicación se puede superar fácilmente.

Además de estas complicaciones, pueden ocurrir deficiencias de vitaminas y minerales como resultado de una nutrición y absorción inadecuadas. Los pacientes deben someterse a análisis de sangre con regularidad después de la cirugía para comprobar si se producen tales deficiencias y deben recibir medicamentos y suplementos recetados por su médico.

El vaciamiento gástrico rápido, también llamado «síndrome de dumping» puede ocurrir como resultado del paso muy rápido de los alimentos, en particular el azúcar, hacia el intestino delgado.

Los síntomas del síndrome de dumping aparecen de 10 a 30 minutos después de la ingesta de alimentos e incluyen dolor abdominal, calambres y diarrea. El síndrome de dumping puede evitarse ingiriendo comidas más pequeñas y limitando los alimentos con alto contenido de azúcar.

¿QUÉ COMER DESPUÉS DE UNA INTERVENCIÓN DE BYPASS GÁSTRICO?

Después de la intervención, los pacientes se someten a una prueba de fugas el segundo día después de la operación y se comienza una dieta líquida de 15 días. El período de dieta líquida es seguido por una dieta de alimentos en puré y luego se agregan alimentos sólidos. Su dietista le explicará detalladamente los tiempos de su dieta.

El papel de los dietistas es de suma importancia para cada paciente durante el período posoperatorio. El cumplimiento dietético del paciente es el factor más importante para evitar que ocurran complicaciones.

Los pacientes deben adquirir el hábito de comer lentamente con pequeños bocados y masticar muy bien. Otra regla de nutrición es hacer la distinción entre alimentos sólidos y alimentos líquidos.

El intervalo entre alimentos y líquidos debe ser de al menos 30 minutos. De esta manera se puede evitar que ocurran deficiencias nutricionales y agrandamiento gástrico.

Es importante cumplir con planes de alimentación ricos en fibra con una proporción equilibrada de carbohidratos y proteínas y grasas. El plan de alimentación debe contener entre 60 y 80 g de proteína al día para asegurar la cicatrización de las heridas y evitar deficiencias nutricionales. Las fuentes para suministrar la cantidad requerida de proteína pueden variar según la tolerancia de cada paciente.

A medida que la tolerancia aumenta con el tiempo, aumenta el consumo de alimentos ricos en proteínas. Además, las deficiencias de minerales como hierro, deficiencias de calcio que pueden resultar en anemia por deficiencia de hierro u osteoporosis, así como deficiencia de vitamina B12, son comunes después de esta intervención.

Además de una dieta nutritiva, es posible que se necesiten vitaminas del complejo B y suplementos multivitamínicos. El paciente debe romper con sus viejos hábitos alimenticios, como las comidas frecuentes con alto contenido de azúcar y calorías, y adquirir nuevos hábitos alimenticios saludables para evitar síntomas como calambres o diarrea asociados con el síndrome de dumping y evitar recuperar el peso perdido.

Consulta Online